Slider[Style1]

IMPARABLES, lo nuevo de Martin Elias y Rolando Ochoa



El Gran Martín Elías presenta su primera producción musical con Sony Music y la #7 en su carrera artística, un trabajo esperado por todo su público y seguidores del vallenato. Martín Elías cuenta como compañero de fórmula en el acordeón con Rolando Ochoa, hijo del corralero Calixto Ochoa, quien tiene el respaldo de otra dinastía musical pero que se ha abierto su propio espacio en el folclor vallenato.

Cada canción de su nuevo álbum genera una gama imparable de sentimientos y sensaciones de tradición vallenata con sonido de hoy. Un trabajo que se realizó en los estudios R8 Sound en la ciudad Valledupar bajo la producción de Rolando Ochoa y la dirección musical de Marlon Escobar, en este trabajo se destaca el trabajar con el maestro Rodolfo Castilla y Tico Rojano además de su nómina de músicos.

Canciones llenas de versos vallenatos con olas de tradición y modernidad, que con toda seguridad mantendrán imparables las ganas de escucharlas una y otra vez. Martin Elías en este trabajo tendrá 16 canciones en el formato físico + 1 canción adicional que se podrá encontrar en las versiones digitales, con composiciones de él y de talentosos compositores como Omar Geles, Jean Carlos Centeno, John Mindiola, Sergio Luis Rodriguez, Tico Mercado, Wilfran Castillo, Sergio Amaris, Rolando Ochoa, Aurelio Núñez, Jorge Mario Gutierrez, Carlos Amariz, Diego Daza y Romualdo Brito.

Las imparables muestras de cariño de los Martinistas lo llenan de satisfacción cada día y cada instante, Martín Elías por medio de sus canciones cautiva a todo el público que ve y siente a través de sus canciones una linda manera de enamorar, dedicar y compartir con las personas a través del folclor vallenato, manteniéndolo vigente en todas las generaciones ya que incendia todos los escenarios en los que se presenta, con la actitud de quien lleva en la frente el rótulo de “el elegido”.

El afecto demostrado por los Martinistas mantiene imparables sus ganas de estar en tarima cantándoles cada fin de semana, por eso todo está listo para el concierto de lanzamiento el sábado 22 de Agosto en el Parque de la Leyenda en Valledupar, donde entregará todas sus fuerzas en tarima ante la gran ola Martinista que asistirá a ser testigo de cada una de las canciones, pero también del crecimiento de este nuevo surgir vallenato que mezcla perfectamente las influencias tradicionales de su herencia musical con los sonidos actuales y su sello personal, que le abren caminos deleitando a los más críticos del folclor vallenato en la actualidad.


Feliz Cumpleaños maestro Calixto Ochoa



En una voz que en su timbre y color denota los años desde que en 1934 nació en Valencia de Jesús hasta llegar a hoy cuando se inicia un homenaje en honor a su vida musical, ‘El Negro Cali’ explicó que todos sus acontecimientos los tiene narrados, mas no escritos, en cada una de las páginas musicales que “si mal no recuerdo pasan de 2 mil canciones grabadas”.

El hombre de ‘Los Sabanales’ y del ‘Calabacito alumbrador’ se encuentra muy aferrado a su fe católica con la cual le ha pedido más vida a Dios para que lo mantenga y pueda ver en el futuro no muy lejano que su hijo Rolando tenga la misma bendición que él tuvo en 1970 cuando se coronó como Rey de la Leyenda Vallenata.

“En la revelación de un sueño yo presenciaba mi cadáver, pero esto tenía un misterio porque yo amanecí grave; el día que muera este negro quedará de luto el Valle, pero esto tenía un misterio porque yo amanecí grave”, narra Calixto en la canción ‘Sueño triste’ que la regrabara en su oportunidad Diomedes Díaz.

“He tenido un sueño raro y triste donde la muerte me ha llamado, yo recuerdo que le dije: déjeme vivir otros años”, años que pide para ver a sus muchachos, especialmente a Rolando, de quien dice que salió muy inteligente para la música que hoy le ha dado mucha gloria.

El maestro Calixto Ochoa dentro de sus tantas canciones pudo recordar un poco ‘Mi biografía’, que entre versos narra: “Como no la tengo escrita, les voy a contar señores, a contar mi biografía desde niño hasta esta parte. Soy hijo de gente pobre, honrada y trabajadores, y así luchando la vida me levantaron mis padres”.
Aún el maestro siente que el público lo quiere, y eso quedó demostrado en el foro donde se estudió su vida musical en el marco del 45 Festival de la Leyenda Vallenata y donde estuvieron los ponentes César López Serrano, Alfonso Hamburger Fernández, Ariel David Rincones Marriaga, Donaldo Mendoza Meneses y Rafael Moreno. Ellos trataron todo lo relacionado con su lírica en los cantos, la presencia de la sabana en su música, la racionalidad, ciencia, progreso y la picaresca en sus obras y creación de diversos ritmos

Silvestre y Juancho mas cerca del Reencuentro



Se confirman acercamientos entre Silvestre y Juancho. Juancho de la Espriella afirma que ya se está planeando junto a Silvestre una gira de reencuentro.

Se pudo comprobar por parte del acordeonero, y es un posible reencuentro de él junto a Silvestre Dangond para el próximo año.

Las conversaciones que se vienen adelantando desde el Festival Vallenato buscan concretar los acuerdos que se harían para realizar la gira en el 2016.

Se trataría de más de 100 conciertos por Colombia y varios países, en las que Silvestre y Juancho volverían a estar juntos pero, a su vez acompañados en cada concierto de sus compañeros Lucas Dangond y Mono Zabaleta.

El matrimonio de Juancho Rois duró 33 días



Una historia de telenovela fue la vivió el fallecido acordeonero Juan Humberto Rois ‘Juancho’ y la que fue su  Jenny Dereix Guerra, una joven monteriana que desde que la conoció en  se adueñó de su pensamiento y su corazón, llenado su  de hermosas ilusiones al  de convertirse en su más grande amor.
“A Juancho lo conocí en Bogotá y de ahí comenzamos a salir hasta que nos hicimos novios. Vivimos dos años de amores hasta que nos casamos”, manifestó Dereix Guerra.
Jenni Dereix quien pertenecía a una  de alto prestigio, tuvo que vivir un amor lleno de imposibilidades y oposiciones por sus padres, ya que no veían en Juancho el  indicado para su hija, debido a que no pertenecía a su clase social, pero esto no fue impedimento para que la pareja luchara por su amor.
“Desde que hubo la oposición por parte de mis padres que aunque yo los oía a ellos, siempre luché por Juancho y yo le decía a él que hiciéramos lo que fuera por seguir con el amor y luché tanto que llegué hasta el final con él”, recuerda Jenny Dereix, viuda de Juancho Rois.
También recuerda que esa lucha tuvo buenos resultados, pues con el pasar del tiempo sus padres fueron aceptando a Juancho con tal de verla feliz, “tuve que luchar bastante, pero ya ellos después fueron aceptando porque yo decía que era lo que yo quería y que estaba segura de eso y así fueron cambiando, mi papá me decía que si eso era lo que yo quería me iban apoyar porque ellos no querían que fuera hacer las cosas escondidos o a cometer una locura”.
El amor de Juancho por Jenny era verdadero, él quería que fuera su esposa pero consideraba importante contar con la aprobación de su familia para que así ella viviera un día inolvidable como toma mujer lo anhela.
“Juancho siempre dijo que quería las cosas bien hechas y soñó con llevarme de novia vestida de blanco al altar porque siempre decíamos luchamos y si es imposible nos casamos escondidos, pero él decía que sabía que el sueño de cualquier mujer era ir de blanco y tener su fiesta y no quería privarme a mí de eso”, dice Dereix.
Y así fue
Juancho le cumplió a su amada Jenny, después de una lucha que aunque veían incansable de vencer, pudo cumplir su sueño de ser una pareja bendecida por Dios luego de un largo tiempo de noviazgo formalizaron su relación casándose por la iglesia pero lamentablemente la vida no les dio tiempo para disfrutar de la miel del amor.

“Vivimos dos años de amores hasta que nos casamos, pero la felicidad duró poco. Fueron 33 días de matrimonio y recuerdo que cuando le dije que estaba embarazada se puso muy contento, demasiado contento”, manifiesta.

El fruto de un amor
De esa linda historia de amor surgió el fruto más grande que puede dar una relación llena de ilusiones y proyectos, un hijo que llamarón igual que su padre, Juan Humberto Rois Dereix conocido como Jr’ o como mencionaba Diomedes Díaz en algunas de sus canciones ‘el retoñito’.

“Él, estaba en grabación y yo fui a darle la noticia. Ese día recuerdo como detalle especial que me compró todas las flores que tenía una vendedora”.

Una noticia que la destrozó
Fue un compromiso de amistad lo que llevó a Juancho hasta tierras venezolanas aquel mes de noviembre del año 1994, cuando había acordado con el teniente José Gutiérrez, ex integrante de la guardia nacional que iría con el conjunto a la celebración de su cumpleaños.

Ese 25 de noviembre Juancho junto al bajista Rangel Torres, el guacharaquero Jesualdo Ustáriz, el cajero Tito Castilla y el técnico de acordeones Eudes Granados abordaron, en el aeropuerto de Maiquetía de la capital venezolana, la avioneta Cessna Piper YV-628P, rumbo a la localidad de El Tigre, estado de Anzoátegui, donde los esperaban el teniente Gutiérrez, los invitados y el cantante Enaldo Barrera, Diomedito, quien iba a reemplazar a Diomedes Díaz, quien decidió permanecer en el hotel Caracas Hilton.

Pero esa tarde se veía venir una tragedia, los sobrevivientes recuerdan que para ese día había mal tiempo, estaba lloviendo, las luces del aeropuerto estaban apagadas y parece que hubo sobrepeso. No se sabía dónde aterrizar, todo estaba a oscuras. El piloto intentó tomar la carretera, pero la avioneta se estrelló contra una torre eléctrica y en ese momento Juancho alcanzó a gritar: ¡No me dejen morir!

La esposa de Juancho trae a sus recuerdos lo que fue el momento que conoció la noticia y lo que para ella significó ese momento. “Él me llamaba constantemente de Venezuela. Ese día me llamó en la mañana y me dijo que iba a tocar una parranda y que regresaba lo más pronto posible. Yo estaba sola en el apartamento en Bogotá y me llamaron para decirme que ‘Juancho’ se había accidentado. Como pude conseguí el número telefónico de allá. Llamé y me dijeron que había muerto. Lloré, grité y mi dolor no tenía nombre porque ‘Juancho’ no pudo disfrutar de la felicidad y el derecho de ver nacer y crecer a su hijo”.
Un tema que quedó para la historia

Una canción interpretada por el fallecido cantante Diomedes Díaz y compuesta por el mismo Rois es la prueba fehaciente de lo que tuvo que vivir junto a su amada Jenny durante su relación.
“Les voy a presentar algo ya tiene que ver algo conmigo de algo dentro de mi corazón una mujer de la que estoy enamorado y realmente le compuse esta canción”, dijo una vez Juancho en una presentación para el reconocido programa El Show de las Estrellas.


Adivinalo - Mono Zabaleta y Juancho de la Espriella



Esta canción se titula ‘Adivinalo’, adelanto de ‘Para Siempre’, la nueva producción de Mono Zabaleta y Juancho de la Espriella. El compositor es Juan Carlos Ovalle.


Diez años extrañando a Kaleth Morales


Miguel Morales, exintegrante de Los Diablitos y papá del fallecido cantante, habla del legado musical de su hijo y de su nueva producción, que estará en el mercado en septiembre.

Kaleth fue el primer hijo en su matrimonio con Nevis Troya. ¿Qué recuerda del día de su nacimiento?
Yo llegaba de cocinar en un hotel y el niño había nacido. Kaleth estaba en la cama con mi esposa y dije: "no puede ser, es un pelao muy grande y gordo para haber recién nacido". Quedé sorprendido. Siempre me reflejé en él, me dio su apoyo incondicional, me celaba más que la mamá.

Usted ha anunciado varias veces que publicará un libro sobre la vida de su hijo. ¿En qué va ese proyecto?
Es un libro que llevo avanzado. Simplemente no ha habido acuerdos con las mamás de los hijos de Kaleth (Katrinalieth y Samuel Miguel), para que me den sus permisos para publicarlo.

Siempre quiso que Kaleth fuera médico, carrera que estudió. ¿Por qué no quería la música para su hijo?


Veía tantas cosas en el medio, la droga, las mujeres, el alcohol y las parrandas. Siempre tenía el temor de que fuera a coger mal camino, pero logré darles un buen ejemplo a mis hijos. Yo quería ver a Kaleth vestido de médico.

"Vivo en el limbo" se convirtió en la canción que nacionalizó a Kaleth, pero la grabó a escondidas de usted. ¿Cuándo la escuchó?
Así es. Yo venía de Estados Unidos y aterricé en Cartagena, cogí un taxi hacia la casa donde vivía Kaleth, y de repente sonó: "te veo y me siento como aquel que está muriendo de la dicha... ". El taxista pasó la emisora y volvió a sonar la misma canción, de nuevo cambió la emisora y la misma canción, hasta que pregunté: "¿de quién es ese disco?", el conductor respondió: "es de un hijo del maestro Miguel Morales, creo que se llama Kaleth". Me quedé callado. "Papi, cógela suave, no voy a cantar como tú. Además, esa vaina está pegada por todos lados", fue lo que me respondió Kaleth.

A Kaleth lo llamaron el "Rey de la nueva ola". ¿Cree que este movimiento musical perdió su esencia?
Sus hermanos Kánner y Kéyner (Los K Morales), que acaban de lanzar su nuevo disco, Vencedores, llevan su legado y se asimilan al estilo de Kaleth, pero él fue único en su género, hizo cosas que ni yo en 30 años las he podido hacer. "Papi, yo no me puedo parecer a ti, ni quiero actuar en tarima como tú", me decía. A raíz de Kaleth han surgido otros cantantes, como Silvestre Dangond y Peter Manjarrés, y hay muchos grupos que siguen con esta escuela. El folclor hay que mantenerlo de cualquier forma.

¿Cuál es "la nota más linda" de Kaleth?

La hora de la verdad. De hecho, yo no me he aprendido ninguna canción de él, pero estoy prestándoles mucha atención a esas melodías, porque quiero grabar diez canciones de Kaleth, pero con el estilo de su papá. El disco se va a llamar Miguel Morales le canta a Kaleth. Espero empezar a trabajar en eso en marzo y lanzarlo el 24 de agosto de 2016.

¿Cuántas canciones alcanzó a componer su hijo?
Alrededor de doce. Dejó algunas sin terminar y Kánner las está recuperando para ver qué les puede añadir.

¿Cómo se recordará a Kaleth este 24 de agosto?
En Valledupar se hará la Caminata Kalethista, donde van a participar Los K Morales. Va a venir gente de Bucaramanga, Bogotá, Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Va a ser algo apoteósico, porque el kalethismo sigue vivo. Kaleth fue una estrella fugaz.

¿En qué producción está trabajando ahora?
En un disco muy romántico que se va a llamar 'Miguel Morales No Pasa de Moda', estará en el mercado el 15 de septiembre y va a tener doce canciones. Después de tres años, vuelvo a lanzar este producto con una etiqueta moralista.

¿Y qué pasó con la política?

Sigue firme. Aplacé mi candidatura a la Alcaldía de Valledupar por compromisos internacionales que tengo con el grupo, pero sí voy a tomarme el tiempo adecuado para mi aspiración en cuatro años.

Usted es chef profesional, ¿sigue en la cocina?
Yo trabajé con muchos hoteles en Colombia. Para mí es satisfactorio meterme todos los días a la cocina. Cuando hago invitaciones especiales, yo mismo cocino. Mi especialidad es el filet mignon, la salsa es mi secreto. Hay que saber añejarla para que el producto tome el sabor de champiñón y el toque de vino.

¿Qué opina de la película "Vivo en el limbo", que lanzarán en agosto?
No dimos permiso para la historia. Todo lo que se haga en beneficio del folclor, para mí es un orgullo. Si utilizaron los temas musicales de mi hijo, alabado sea el señor, pero que quede dejar claro que no tiene nada que ver con la vida de Kaleth. Ambos canales de televisión nacionales han estado pendientes de hacer una novela sobre él, pero todavía no hay nada concreto, incluso nos llamaron de Fox interesados en el tema. Estamos a la espera y tenemos las puertas abiertas para hacer una buena producción, eso sí, con las condiciones que yo pongo para que se cuide la integridad de mi hijo y de la dinastía.

Pilar Cuartas
ElEspectador.com